Image default
Policiales

Lograron abrir el iPad de Natacha Jaitt

Los investigadores destrabaron el dispositivo que la modelo llevaba cuando perdió la vida en febrero de 2019.

Luego de 4 años de investigación a cargo de la Justicia de San Isidro, Gendarmería Nacional, logró abrir el iPad que Natacha Jaitt llevaba consigo al momento de su muerte el 23 de febrero del 2019. La fuerza federal realizó, durante todo este tiempo, miles de intentos fallidos. Sin embargo, en las últimas horas, gracias a una nueva clave adquirida en el exterior, se logró destrabar el dispositivo.

Ahora resta que se realice la pericia para analizar el contenido. Ese procedimiento se hará el jueves 15 de junio en la sede pericial de Gendarmería.

Desde el comienzo de la investigación por la muerte de Jaitt, llevada adelante por el fiscal adjunto Cosme Iribarren y los doctores Diego Callegari y Sebastián Fitipaldi, los dispositivos electrónicos de la víctima fueron un eje fundamental. Según su hermano Ulises, allí guardaba información importante sobre temas delicados. Sin embargo, ya se abrió su celular y no había nada relevante. De todas maneras, los investigadores hicieron especial hincapié en el Ipad.

La Pericia estuvo a cargo de Gendarmería desde el comienzo. Tal como adelantó Infobae, los peritos realizaron, mas de 95 mil intentos para intentar dar con la clave de acceso, todos habían fallado hasta hoy. Los especialistas consiguieron una especie de clave novedosa, adquirida en el extranjero, del sistema de extracción UFED, que finalmente permitió el acceso.

Natacha Jaitt falleció en la madrugada del 23 de febrero de 2019. A la 1 de la mañana, la modelo se tendió en la cama de una de las habitaciones del complejo de eventos Xanadú de Villa La Ñata, zona de Tigre. Nunca más despertó. Había llegado a ese lugar para mantener una reunión laboral con un grupo de personas. Más alla de la apertura del dispositivo conseguido hoy, la investigación por su muerte, continua hasta el día de hoy sin imputados y con la convicción, por parte de la Justicia, de que la muerte fue producto de una sobredosis de cocaína, no de un crimen.

El salón Xanadú era propiedad del empresario Guillermo Gonzalo Rigoni, que estaba presente esa noche junto a dos de sus amigos, el empresario Gaspar Esteban Fonolla y el electricista Gustavo Andrés “Voltio” Bartolín. También se encontraba en el lugar Raúl de Jesús Velaztiqui Duarte, que tenía algún tipo de amistad con Natacha, y una joven que vivía en la zona llamada Luana.

En los testimonios posteriores, casi todos coincidieron en que se trataba de un encuentro laboral y que habían tomado alcohol hasta las primeras horas del día siguiente. Varios contaron que, además, se consumió cocaína.

Según el expediente, a la 1:49 del 23 de febrero, llegó al 911 un llamado proveniente del complejo de eventos avisando que en el interior había una persona “desvanecida”. Aclararon que se estaba sobre la cama de una de las habitaciones. Cuando los efectivos llegaron al lugar se encontraron con Natacha desnuda y, para ese momento, ya sin vida.

Para investigar la causa, se conformó un equipo integrado por el fiscal adjunto Cosme Iribarren y los doctores Diego Callegari y Sebastián Fitipaldi. Rápidamente, se tomó testimonios de los presentes y el secuestro de las cámaras de seguridad. Ambos puntos fueron cruciales para el desarrollo posterior del expediente.

Las cámaras de seguridad mostraron varias secuencias cómo la llegada de la modelo al lugar, acompañada de Velaztiqui, lo que pasó en el interior y los momentos de desesperación una vez que los presentes encontraron a Natacha muerta.

Esas imágenes sirvieron también para detener a una persona. Raúl Velaztiqui, el amigo de la víctima, mintió en su declaración testimonial de esa noche. El hombre había dicho, bajo juramento, que el celular de Natacha estaba en el auto en el que los dos habían llegado al lugar. Sin embargo, en las imágenes de las cámaras se vio claramente que tomó el teléfono de la mesita de luz de la habitación en la que murió Jaitt y lo escondió en el vehículo luego de la muerte.

La detención duró apenas algunos días. Los investigadores creen que la mentira tuvo que ver simplemente con una torpeza. Por ese hecho, Velaztiqui firmó un juicio abreviado, aunque luego fue absuelto por una instancia superior debido a una nulidad en su testimonio inicial.

El cuerpo de Natacha Jaitt no presentaba golpes ni signos de abuso sexual. Por lo tanto, pasó a ser fundamental el estudio de autopsia completo para conocer las causas de muerteUna vez que ese informe definitivo estuvo listo, se realizó una junta médica cuyas conclusiones, a las que accedió Infobae, fueron contundentes.

En las fojas 536/540 del expediente “IPP 14-08-00378-19/00″ se puede leer ese documento: “resulta verosímil, concluir que la muerte de Jaitt Natacha fue producto de un síndrome general asfíctico por edema agudo de pulmonar consecuencia de consumo de cocaína reciente”. Además, agregan los médicos:Natacha Jaitt presentó cocaína y/o metabolitos de la misma en fosas nasales, orina, sangre, contenido gástrico y pool de vísceras, lo que hace que resulte muy poco verosímil que el estupefaciente en cuestión haya sido colocado a la víctima durante un período de inconsciencia estando aún con vida o sin ella, ya que parte de la misma, se encontraba en repliegue de cornetes nasales y coanas nasales, lo que resulta indicativo que fue inhalada o esnifada por la propia víctima”.

El estudio está firmado por el jefe de la Dirección de Medicina Legal de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, el doctor Carlos Mauricio Casinelli, y los jefes de los cuerpos médicos de las jurisdicciones de San Isidro, San Martín, Campana y La Plata.

“El informe es muy categórico, aunque tiene que ser visto en un contexto general de que en la escena no se encontraron signos de criminalidad alguno. Tampoco lesiones en el cuerpo de la víctima”, explica un investigador.

Este informe, dentro del cúmulo de pruebas, es lo que le da la pauta a la Justicia, hasta el momento, de qué en el fallecimiento de Natacha no hubo responsables. Sin embargo, de lo que pasó esa noche se desprendieron otras causas judiciales.

Se generó un expediente paralelo para determinar quién fue la persona que vendió la droga que luego Bartolín llevó a Xanadú y que, presumiblemente, consumió Natacha esa noche. El 5 de abril de ese 2019 se detuvo a Guillermo Fracncisco Ruiz, alias “Pupi”, de 37 años de edad. Algunos meses después, el detenido firmó un juicio abreviado por 4 años y seis meses y aún permanece detenido por el delito de venta de estupefacientes.

Además, se formó otra causa en donde se investigó si en Xanadú se facilitaba la prostitución. Esa causa fue archivada por inexistencia de delito.

Si bien la intención de los investigadores es la de cerrar la causa por inexistencia de delito, la apertura del Ipad alargará los tiempos y podría sumar nuevos elementos de prueba, si es que se encuentra algo reelevante. El 15 de junio se hará la extracción, luego vendrán varias semanas de análisis del contenido.

También te puede interesar

COVID-19: Se reúne la comisión interdisciplinaria creada por el Poder Judicial de Salta

Ignacio Castellanos

Prat Gay quiere que la Justicia investigue a Kicillof

Carolina Juarez

La madre de Báez Sosa pide que le nieguen la domiciliaria a los rugbiers

Carolina Juarez

Gobernadores irán a la Justicia por los fondos

Carolina Juarez

El odontólogo acusado de abuso se entregó a la Justicia

Carolina Juarez

Seis meses de prisión condicional en Salta para un joven por violar dos veces las cuarentena

Ignacio Castellanos