Image default
Policiales

Hoy declararon siete testigos en el juicio por el asesinato de Jimena Salas

En la causa se encuentran imputados Sergio Horacio Vargas como partícipe secundario de homicidio y Nicolás Federico Cajal Gauffín, viudo de la víctima, acusado por encubrimiento agravado.

Siete testigos declararon hoy ante los jueces de la Sala VII del Tribunal de Juicio en el marco de la audiencia de debate seguida por el homicidio de Jimena Beatriz Salas. El hecho ocurrió el 27 de enero de 2017, en la casa de la víctima, ubicada en barrio San Nicolás (Vaqueros).

En la causa se encuentran imputados Sergio Horacio Vargas, como partícipe secundario de homicidio triplemente calificado por ser cometido con alevosía y ensañamiento y por precio o promesa remuneratoria; y Nicolás Federico Cajal Gauffín, viudo de la víctima, acusado por encubrimiento agravado.

Entre los testigos citados para hoy figuraba un contador que tuvo a su cargo la realización de tres informes económico financieros: uno de Nicolás Cajal Gauffín, otro de una mujer que tenía una relación extramatrimonial íntima con él y, finalmente, de la madre de Jimena Salas.

El testigo refirió que realizó este sondeo a mediados de 2017, con la finalidad de determinar posibles incrementos patrimoniales no justificados. Dijo que analizó los movimientos económicos y financieros en blanco registrados desde 2016 hacia atrás, hasta el 2012. Y desde enero de 2017 hasta agosto de ese mismo año. Como conclusión, el contador determinó que no se detectaron incrementos injustificados en el patrimonio de ninguna de las tres personas investigadas.

Durante la jornada también declaró una mujer, docente de profesión, que el 23 de enero de 2017 se encontraba en Vaqueros, cuidando la casa de una amiga que había salido de vacaciones. Dijo que ese día, pasadas las 9, llegó a la vivienda un sujeto con un caniche gris, preguntando si conocían al propietario de la mascota. La testigo lo describió como un hombre joven, de entre 25 y 27 años, delgado, alto y de tez blanca. Dijo que vestía ropa oscura, informal y precisó que llevaba una mochila.

Acerca del diálogo que mantuvo con el sujeto, recordó que le preguntó si sabía de quién podía ser “la perrita”. Le dijo que él era vecino de la zona, que había encontrado al animalito y que estaba tratando de ubicar al dueño porque él se tenía que ir a trabajar. Ella le explicó que no era la dueña de casa, que no conocía a los vecinos y se ofreció a sacarle unas fotos al animal para compartirlas en la red vecinal de Vaqueros. Él accedió. Dijo que el relato de aquel hombre le pareció verídico, que no notó nada raro en él, salvo que lo vio apurado, ansioso, pero lo atribuyó al hecho de que debía irse a trabajar.

La docente manifestó que incluso lo hizo pasar a la parte delantera de la casa para tomarle las fotos a la mascota. Hizo tres tomas y se las mostró. No recordaba si el sujeto alcanzó a ver dos o tres de las imágenes.

También refirió que llegó a ofrecerle quedarse con la perrita para que él pudiera irse a trabajar. Dijo que el sujeto dudó pero finalmente se llevó al animalito. Después de tomar las fotos, le solicitó que le dejara su nombre y su teléfono, para poner sus datos en la publicación. El hombre le dijo que se llamaba Matías y le dictó un número. Luego se fue.

A las 10.25, la testigo le envió dos fotos de la perrita a su amiga, dueña de casa, y le comentó la situación que acababa de vivir. Ella le respondió que no conocía a ningún vecino llamado Matías y que su teléfono no figuraba en el grupo de los residentes del barrio.

Por la noche, la docente envió un SMS al número que le había dejado el sujeto, pero nunca le respondieron. La testigo manifestó que nunca supo si el mensaje llegó, porque ella le había tenido que agregar el número 15 para poder despacharlo. No sabía si correspondía a un teléfono fijo o si era un número falso.   

Otro de los testigos que comparecieron hoy fue un oficial de la Unidad de Investigaciones Especiales del CIF que intervino en la causa a partir de julio de 2017. Se le encomendó la tarea de localizar un vehículo negro que había sido visto en inmediaciones de la casa de Jimena Salas el día del crimen.

Tras el infructuoso análisis de cámaras de seguridad públicas (Sistema de Emergencia 911) y privadas, se dio con que no existían registros del vehículo debido a que las mismas no funcionaban.

Solo se logró ubicar la presencia del auto en una grabación obtenida del domo de una patrulla que circulaba por barrio San Nicolás la mañana del 27 de enero. En la imagen –de mala calidad- se observa al vehículo avanzando por calle Las Virginias, a la altura de la casa de la víctima, a las 10.32.

Luego de someter el video a una serie de procedimientos, se logró mejorar la imagen, pero sin que se llegara a ver la patente. Sí se pudo precisar que se trataba de un Renault Sandero color azul crepúsculo (no era negro), con vidrios polarizados. El perito dijo que en su interior se advertía la presencia de dos siluetas.

El mismo vehículo fue captado nuevamente por el domo de una patrulla a las 11.44, saliendo de la calle Wierna.

 El mismo testigo tuvo también a su cargo la tarea de investigar el círculo íntimo de Jimena Salas, por una hipótesis que vinculaba el homicidio a una relación extramatrimonial de la víctima. Refirió que esta línea fue descartada.

Por último, el testigo hizo referencia a una visita que realizó en el marco de la investigación al domicilio del imputado Vargas, en barrio San Benito. Señaló que en el lugar se entrevistó con la suegra del acusado, quien le manifestó que Vargas no era vendedor ambulante y que no hacía nada. Dijo que se dedicaba a tomar bebidas alcohólicas y a cuidar un lote donde se habían asentado, en barrio San Calixto.

En la oportunidad se le consultó a la mujer acerca de unas sandalias para niñas que el imputado andaba ofreciendo para la venta. Aclaró que ella había comprado los dos pares de sandalias en Jujuy, para regalárselas a sus nietas, no para venderlas.

La audiencia de debate está a cargo de los jueces de la Sala VII del Tribunal de Juicio: Francisco Mascarello (presidente), Federico Diez y Federico Armiñana Dohorman (interino).

Cajal Gauffin y Vargas fueron imputados por el hecho sucedido el 27 de enero de 2017, cuando se encontró el cuerpo sin vida de Jimena Salas en el piso de la cocina comedor de su vivienda, ubicada en la localidad de Vaqueros.

También te puede interesar

El juicio por el crimen de Jimena Salas llega a su fin en minutos

Carolina Juarez

Testimonios de seis testigos en el juicio por el crimen de Jimena Salas

Carolina Juarez

Última semana del juicio contra el sacerdote Rosa Torino

Carolina Juarez

Pedido de justicia a cuatro años del brutal crimen de Jimena Salas

Carolina Juarez

“El país tendrá vacunas suficientes para la población de riesgo”

Carolina Juarez

Santiago Cafiero apuntó contra Mauricio Macri

Carolina Juarez