Image default
Sociedad

Transmisión de la Covid-19 en la frontera

Mario Zaidenberg fue responsable de la Dirección Nacional de Enfermedades Transmisibles por Vector en Salta. Afirmó que hay antecedentes de trabajos conjuntos en la zona de frontera.

La confirmación del nuevo caso de Covid-19 en una mujer de Bolivia que había cruzado por pasos ilegales, acentuó los niveles de alarma en Salta y se generaron expresiones xenófobas. Según refirieron las autoridades sanitarias de Yacuiba, ciudad fronteriza en Bolivia, la circulación comunitaria ya instalada en ese centro urbano, que este viernes tenía 69 casos, fue a raíz de un repatriado de la Argentina.

Las soluciones de ambos lados de la frontera son: en Salvador Mazza, pueblo argentino ubicado casi sobre la frontera con Bolivia, blindar la frontera con las fuerzas de seguridad. En Yacuiba, en tanto, se decidió que a partir del jueves que viene entrarán en una etapa de “encapsulamiento” de la ciudad hasta el 30 de junio. Aunque hace unas semanas hubo reuniones de funcionarios salteños con autoridades del departamento de Tarija (al que pertenece Yacuiba), desde el gobierno regional boliviano se afirmó que hasta el momento no hubo nuevamente una convocatoria desde el gobierno provincial salteño o nacional argentino.

“La experiencia de otros países en situaciones similares”, o sea transmisión del coronavirus en zonas de frontera, indica que “la solución corrió cuando hubo encuentros binacionales entre responsables de ambas fronteras combinando acciones”, dijo el ex titular de la Dirección Nacional de Enfermedades Transmisibles por Vector en Salta, Mario Zaidenberg.

La situación en Yacuiba no es la mejor. La secretaria municipal de Salud de la ciudad, Alba Riffarachs, dijo a Radio Nacional Salta: “lamentablemente no hemos tenido el apoyo del gobierno nacional. No nos han apoyado. Hasta ahorita no ha llegado una cama para sala común o normal. Ni un barbijo. Todo fue cargado al gobierno municipal que está con el 90% de este aguante a esta pandemia todo este tiempo”

Afirmó que pese a contar con 69 casos confirmados, sólo tienen tres camas con tres respiradores apartados en el sector que se destinó para tratar a quienes se les pueda complicar su salud por la Covid-19. La funcionaria dijo que ya son 23 los trabajadores de la salud infectados con el Sars-CoV-2, el virus que produce la Covid-19. Por ahora, ninguno de los enfermos precisó de un respirador.

Riffarachs indicó que el jueves que viene se iniciará recién el encapsulamiento de Yacuiba. Sucede que durante sábado y domingo por disposición nacional “no sale nadie”, y el lunes es feriado por el Año Nuevo Aymara. Martes y miércoles serán los días que podrán realizarse los aprovisionamientos para que desde el jueves al lunes, se realicen los test rápidos a la población.

“Aun sabiendo que la historia de Bolivia siempre tiene una rémora, una demora el nivel central de Salud Pública de Bolivia o del mismo departamento Tarija, que es donde pertenece Yacuiba, es una zona postergada y un poco olvidada como sería Salvador Mazza en relación a Salta Capital o a Buenos Aires, dijo Zaidenberg. En esta línea entendió que “la única posibilidad de que las cosas mejoren y se manejen es que los responsables políticos y sanitarios se reúnan conjuntamente y puedan acordar líneas de acción. Porque esto de apelar a la revancha, la venganza, el odio no tiene sentido y no conduce a ningún tipo de respuestas saludables a comunidades de ambos lados”, reflexionó frente a algunos discursos y acciones que se conocieron en esta época de pandemia.

Como ex funcionario y hombre de la Salud, aseveró que “absolutamente esto es así. Eso lo plantearon países que ahora están con mejor control de la pandemia en el área de frontera. Si no es con la colaboración del estado vecino es muy difícil llegar a una solución de manera que es mucho más racional apelar al dialogo y juntarse y tratar de encontrar líneas de acción conjuntas para disminuir el riesgo de transmisión local”.

Durante la gestión de Zaidenberg la Dirección a su cargo trabajó conjuntamente con Bolivia para combatir enfermedades como el dengue. “Teníamos contacto fluido (…), hemos acordado actividades en participación de agentes locales. Salvador Mazza, zonas vecinas de Yacuiba, de VillamontesBermejo (estas tres últimas, ciudades de Bolivia en la frontera con Salta), hay antecedentes de colaboración mutua tratando enfermedades que nos competen a ambos lados de la frontera”, detalló.

Cierre de comercios por 10 días

La lógica comercial del paso de mercadería de manera ilegal entre Salvador Mazza y Yacuiba tiene su raíz en la ganancia que deja este intercambio para quien compra mercadería en Argentina para venderla a Bolivia. Ello surge por la diferencia que hay del peso argentino con el peso boliviano. Así lo explicó el secretario de Gobierno de Salvador Mazza, Daniel Campos, en medios locales.

Ante esta situación es que se vio incrementado también el paso de la mercadería y los consecuentes problemas que surgieron en la frontera entre los ciudadanos y las fuerzas de seguridad.

La solución que dispuso el Comité Operativo de Emergencia (COE) de Salvador Mazza fue cerrar los comercios mayoristas desde este sábado y por 10 días, además de retrotraer la flexibilización de la ciudad a la fase 1.

Campos reconoció que si bien hay 500 agentes de seguridad en la ciudad, la debilidad de la zona es la permeabilidad de la frontera entre Salvador Mazza San José de PocitosYacuiba, que se extiende por 22 kilómetros.

También te puede interesar

La Ciudad verificó durante toda la semana el cumplimiento de los protocolos por COVID-19

Federico Anzardi

Presencia del Ejército para controlar la frontera

Ignacio Castellanos

Rusia duplicó los casos de coronavirus en una semana

Ignacio Castellanos

Italia alcanza los 7.503 fallecidos, pero siguen bajando los nuevos contagios

Ignacio Castellanos

Suman 165 las víctimas fatales y 3.435 los infectados por coronavirus en Argentina

Ignacio Castellanos

Norte Salteño: pasos ilegales y coronavirus

Ignacio Castellanos