Image default
Sociedad

Escándalo en el Concejo de Rosario de Lerma

La edil Galleguillos dispuso que nadie podrá estar afuera ni adentro del recinto.

El jueves Griselda Galleguillos gritoneó y violentó a una funcionaria municipal que fue a rendir cuentas al Concejo. Estaba crispada y todo tuvo su explicación cuando las cámaras enfocaron a una adolescente con un bebé, quien reclama filiación y alimentos de Guillermo Galleguillos, su hermano y también edil de esa ciudad, causa que ya obra en la Justicia. Lo inaceptable es que, de un tiempo a esta parte, los hermanos Galleguillos perdieron la gracia que hacían vendiendo paltas, haciendo campañas en bikini y empezaron a mostrar facetas inesperadas, que incluso atentan contra la buena educación, contra las instituciones y contra la democracia.

Griselda, quien es presidenta del Concejo Deliberante, parece haber desarrollado unas insaciables ansias de poder que la hacen llevarse todo y a todos por delante. En ese tren es que prohibió por “resolución de la presidencia del Concejo”, poniendo como excusa la pandemia, que cualquiera se acerque al recinto, ni medios, ni vecinos. Claro, así se evitaría mirarse en el espejo de la irresponsabilidad de su hermano, por ejemplo. Pero como en democracia todo se somete a la opinión pública, el exdirector de Cultura de esa comuna, Mario Capalbi, opinó sobre esta censura previa que ejerció Galleguillos. “Hace 210 años que dimos el grito de Libertad y desde entonces hemos comenzado a construir un país en donde somos libres. Pero resulta que lo que está escrito en la Constitución Nacional, en la Provincial y las cartas orgánicas, en la práctica no se cumple”. Agregó: “Además amparados en la pandemia que vivimos, muchas de nuestras autoridades han decidido trabajar a puertas cerradas, lo cual pareciera razonable si se prioriza la salud de todos, lo que no implica que se impida el derecho a la información. Para los concejales de Rosario de Lerma, en particular para los hermanos, estos 210 años de libertad no importan, para ellos volvimos a 1809 y creen que pueden cerrar puertas, tener sirvientes, dar órdenes y no ser cuestionados”.

Capalbi destacó: “En la pandemia del COVID-19, uno de los “pacientes críticos” ha sido la verdad. La resolución de Griselda atrasa 200 años, presenta muchas contradicciones en la redacción y va en contra de los artículos 18 y 32 de la Constitución Nacional, ya que no es aceptable que se restrinja el derecho a la libertad de prensa, mucho menos que se nos llame mediocres ya que no tenemos culpa ni cometemos delito al informar de la labor legislativa de las autoridades”.

También te puede interesar

“Los concejales ponen en riesgo al municipio”

Santiago Castellanos

Rosario de Lerma: Riña de gallos en cuarentena

Carolina Juarez

Bettina Romero: “La ciudad tiene enormes desafíos”

redaccion4

Sin responsabilidad social, se reunieron para una riña de gallos

Carolina Juarez

Orán: Rechazaron la destitución de concejales

Ignacio Castellanos

Tartagal: concejales de la UCR aislados por sospechas de COVID-19

Ignacio Castellanos