Image default
El Mundo

Tres meses que cambiaron al mundo

De la primera alarma de China a 160 mil muertes por un virus

   (ANSA) – ROMA, 19 DE ABRIL – De repente, llegó el virus y han pasado tres meses desde que, el 20 de enero, el presidente chino, Xi Jinping, decidió hacer pública la alarma sobre una posible epidemia, luego devenida en brutal pandemia. Tres meses después, el planeta tiene más de 160 mil muertos, casi 2 millones y medio de infectados y más de la mitad de la población mundial forzada o invitada a quedarse en casa para eludir la enfermedad o acaso el fin de la vida. Un cambio radical y repentino en un mundo que se ha descubierto sin preparación desde todos los puntos de vista: principalmente en materia de salud, pero también en ñps aspectos político, económico, incluso humano.
    En aquellos días, la ciudad de Wuhan, donde en un mercado el nuevo virus había dado el salto de especies de animales a hombres, ya tenía cientos de casos y al menos tres muertes, y los medios de prensa de Pekín hablaban de una “neumonía misteriosa”. Pero aunque el riesgo para la población ya era claro para los líderes chinos al menos desde el 14 de enero, como lo muestra una reciente investigación de la agencia de noticias estadounidense AP, la vida continuó en Wuhan como si no fuera nada durante otros seis largos días antes de que el presidente Xi decidiera alertar , y tres más para cerrar y aislar a toda la ciudad de Hubei con sus 11 millones de habitantes.
    Mirándolo con los ojos de aquel entonces, el bloqueo de Wuhan les pareció a los occidentales una respuesta antidemocrática, posible solo en un régimen autoritario. Solo tres meses después, las ciudades europeas y americanas se parecen mucho a ellas calles desiertas y persianas bajas, y las caras, las ansiedades, las esperanzas, cerradas dentro de las paredes de las casas o escondidas detrás de las máscaras. Con miedos, desazón y sobretodo incertidumbre.
    Desde entonces, cada nuevo cierre, congelamiento, bloqueo ha sido un asombro nuevo y doloroso: en un mundo acelerado y globalizado, los vuelos se han detenido, las fronteras se han cerrado, los principales eventos internacionales se han cancelado. Un mes después de la alarma de Xi, el 21 de febrero, el nuevo coronavirus, al que la ciencia ha dado el nombre de Sars-Cov-2, sin embargo, impactó feroz en Italia, se esparció por Europa y el resto del mundo. Las escuelas cerraron, luego las tiendas, bares, restaurantes, oficinas, fábricas se desarrollaron gradualmente.
    El fútbol se detuvo, los Juegos Olímpicos de Tokio se pospusieron por un año, las playas y los museos se cerraron, los cines y la música se apagaron, el Papa Francisco rezó solo en un desierto de San Pedro en una imagen simbólica del mundo trastornado de la pandemia.
    Muchos lo han comparado con una guerra contra un enemigo invisible. Ciertamente lo es para médicos y enfermeras en la primera línea de cuidados intensivos, es para aquellos que luchan por comprar, pagar facturas y empleados, para aquellos que tienen que luchar contra otras enfermedades con incertidumbre y miedo.
    Pero, guerra o no, la vida ha cambiado para todos: para muchos, el trabajo, la escuela, la cultura, los afectos viajan en la red, en los chats, en el teléfono, incluso en los balcones. Para otros, los surcos de la desigualdad se han vuelto aún más profundos.
    Para evaluar estos tres meses, lo que no parece haber cambiado es la política que, desconcertada en casi todos los lugares, después de un espíritu inicial de colaboración ha comenzado a dividirse y las grietas y ataques surgen nuevamente.
    Europa está luchando por demostrar su unión, los Estados Unidos de Donald Trump en medio de la campaña electoral acusan a China de haber guardado silencio sobre el virus, si no de haberlo creado. Latinoamérica ve en las últimas horas como el virus se dispara y arrasa en medio de pobrezas y precariedades.
    y Hasta otras crisis desaparecieron de las primeras páginas aunque no han cambiado las cosas en sus lugares de origen, en Siria, Libia o Yemen. Y encima, para mejor, la salud del planeta ha cambiado: sin automóviles, aviones y producción industrial, por ahora, los niveles de Co2 han disminuido.
    El fin de la pandemia, de la emergencia decretada por la OMS el 11 de marzo, aún está lejos, cada día miles de víctimas continúan llorando en todo el mundo y se cuentan decenas de miles de nuevas infecciones. Con el PIB mundial experimentando un retroceso dramático e incertidumbre en el futuro, la esperanza hoy se aferra a la ciencia, el descubrimiento de la terapia y la búsqueda de una vacuna contra un virus recientemente conocido. El dolor, el miedo y la desconfianza permanecen intactos, pero la impaciencia por volver a la normalidad también comienza a arrastrarse. Una nueva normalidad, en un mundo que ha mutado.

Fuente: ansalatina.com

También te puede interesar

En Brasil, el estado de San Pablo superó en contagiados a España

Ignacio Castellanos

Coronavirus hoy: Cómo India logró contener (por ahora) el avance de la pandemia

Ignacio Castellanos

No sólo moratoria: un tributarista exige otras 9 medidas de alivio impositivo para salvar empresas y empleos durante la pandemia

Ignacio Castellanos

Human Rights Watch criticó la “conducta irresponsable” de Bolsonaro frente a la pandemia

Ignacio Castellanos

Japón se prepara para extender la emergencia de coronavirus durante aproximadamente un mes

Ignacio Castellanos

Récord de muertos en el Reino Unido, mejora Italia y EE.UU. supera los 400 mil contagios

Ignacio Castellanos