Image default
Policiales

Misiones: asesinan y entierran a una joven en una aldea guaraní

Un cacique fue acusado por el femicidio de su pareja, de 24 años, y quedó detenido. La Policía encontró una cama quemada y restos óseos enterrados en el lugar.

El cacique de una aldea mbya guaraní, en Misiones, quedó detenido bajo la acusación de haber matado a su pareja de 24 años. De acuerdo a lo que se pudo reconstruir hasta ahora, la quemó y la enterró en la misma aldea donde vivían. Testigos afirmaron que el femicida sometía a la joven a constantes maltratos y que, cuando descubrieron el crimen, manifestó que la asesinó “porque se habría contagiado de coronavirus”.

El periodista de El Territorio de Misiones Jorge Posdeley, escribió ayer: “No solamente por un nuevo caso confirmado de coronavirus es que la provincia de Misiones se vio sacudida durante la jornada -por anteayer-, sino también por registrar otro brutal caso de femicidio en el que una joven de 24 años resultó siendo quemada y enterrada dentro de una aldea mbya guaraní en la localidad de San Vicente.

La nueva víctima de la violencia machista fue identificada como María Solange Diniz Rabela (24), quien residía en la aldea Taruma Poty junto a su pareja, el cacique de la comunidad Marcelo Núñez (36). El hombre se encuentra detenido y a disposición de la Justicia como principal sospechoso.

El crimen habría sido perpetrado durante la noche del domingo pasado, pero recién fue descubierto en el transcurso de esta semana, cuando la familia de la víctima llamó a la Policía. Desde entonces, se trata de determinar las circunstancias en las que se produjo el asesinato.

De acuerdo a lo que pudo reconstruir El Territorio en base a fuentes cercanas a la investigación, durante esta semana el padrastro y la madre de la víctima se enteraron por intermedio de otros familiares que su hija había muerto durante la noche del domingo y que incluso ya había sido sepultada en el cementerio de la comunidad.

Sin embargo, nunca pudieron obtener mayor información, por lo que decidieron acudir a la Policía en busca de ayuda.

En esa misma presentación ante la Policía, los familiares de Rabela indicaron que la muchacha vivía con el cacique de la aldea y que era víctima de constantes maltratos por parte del hombre, cuestión que les preocupaba desde hace tiempo.

A partir de ahí, los efectivos de la Comisaría Primera de San Vicente y las autoridades del Juzgado de Instrucción Tres local dispusieron las primeras medidas. La verdad no tardó en descubrirse y en horrorizar a todos.

A partir de las averiguaciones que se iniciaron y a la toma de testimoniales en la aldea, pudieron establecer que efectivamente ese domingo se enteraron de la muerte de Rabela, que esa misma noche incluso fue quemada y enterrada por su concubino.

Testigos aseguraron que el asesino adujo que la joven “habría contraído COVID-19”, el virus que mantiene al mundo en alerta.

Con toda esta información sobre la mesa, la Justicia ordenó un allanamiento en la aldea, donde viven aproximadamente 20 personas y que se encuentra ubicada en la picada Tambor de Tacuarí, en cercanías al kilómetro 1.274 de la exruta nacional 14.

Durante el procedimiento, ejecutado durante la jornada del jueves, en la vivienda del cacique apuntado los investigadores encontraron elementos como un serrucho con manchas compatibles con sangre. También hallaron un trozo de tela y dos mantas con aparentes restos hemáticos.

Luego, en una zona de monte ubicado a unos 200 metros del asentamiento, los investigadores dieron con una cama de una plaza prácticamente incinerada en su totalidad y con restos de huesos presumiblemente humanos.

A un costado de la cama, los policías constataron que había tierra removida y, tras una breve inspección, encontraron más restos óseos, que fueron inmediatamente exhumados y enviados a la morgue judicial para el correspondiente examen.

Se supo que la joven víctima no pertenecía a la etnia del cacique.

Privado de la libertad

El cacique involucrado, conocido como Claudio, fue localizado por los efectivos de la División Investigaciones de la Unidad Regional VIII en la comunidad aborigen pai Antonio Martínez, ubicada en Fracrán, a unos 40 kilómetros del lugar.

El femicida permanece privado de su libertad y a disposición del Juzgado de Instrucción Tres de San Vicente, donde se instruye el expediente como femicidio, figura que prevé una pena de prisión perpetua.

Fuentes consultadas señalaron que la joven no era de la comunidad y hace pocos meses había iniciado una relación con el implicado.

Fuente: El Tribuno

También te puede interesar

Además de las 17 puñaladas, a Sulca la molieron a golpes

Carolina Juarez

Femicidio: una mujer fue hallada asesinada en San Pedro

Carolina Juarez

Femicidio en Misiones: una joven fue asesinada, quemada y enterrada

Carolina Juarez

Leo Montero pide disculpas por incluir un femicidio en un juego de preguntas

Silvina Irrazabal

Asesinó a su ex delante de su hija de 8 años

Carolina Juarez

Pedido de justicia por el femicidio de Florencia Romano

Carolina Juarez