Image default
Policiales

Entrenador del club Gimnasia y Tiro detenido por abuso sexual

Se trata de Mario Aballay, entrenador de básquetbol de las categorías formativas del club millonario. 

Consternación en el universo del básquet salteño, sobre todo en el club Gimnasia y Tiro, donde un conocido entrenador fue denunciado por abuso sexual con acceso carnal. Conmoción que no se compara con lo que la víctima dijo haber sufrido durante al menos tres años, mientras era menor. Se trata, según la denuncia, de Mario Aballay, un hombre que trabajó durante más de cuatro décadas en la institución de calle Vicente López. En febrero pasado fue denunciado por un joven que actualmente tiene 21 o 22 años de haberlo violado mientras este último formaba parte de las divisiones inferiores.

Lo expuesto en al menos tres páginas de denuncia es espeluznante. Como tantos otros niños que pasaron por las canteras formativas del club albo, en la disciplina del básquet, durante varios años la víctima estuvo a cargo de Mario Aballay. Un día, el joven decidió sacarse aquella pesada carga que viene soportando sobre sus espaldas y hacer público lo ocurrido cuando era apenas un niño.

Fuentes vinculadas a la investigación consultadas por El Tribuno apuntaron que la víctima, inmersa en una profunda crisis -actualmente con tratamiento psiquiátrico-, contó que el actuar del «profe» fue desde un comienzo característico de aquellos hechos aberrantes que tienen que ver con abusos sexuales contra menores. En su afán de acercarse a él -al niño- el entrenador albo no tardó en sindicarlo como el «preferido», durante un tiempo considerable se encargó de pasar a buscarlo por su casa de lunes a viernes.

Además de endulzarle los oídos diciéndole que era el «preferido» y/o el «mejor», de buscarlo en su casa para ir al club y luego llevarlo de nuevo a su hogar, siguieron las insinuaciones más bien íntimas y los primeros roces circunstanciales. El calvario se fue recrudeciendo en el interior del club y fuera de la institución hasta consumar el aberrante delito.

Según las fuentes, el ultraje se habría extendido desde que la víctima tenía 12 años hasta los 15, violación sistemática que el denunciante, siendo menor, tuvo que soportar. Pese al dolor, y pensando en los miles de niños y adolescentes que pasaron durante décadas por las garras de aquel depredador, un hombre considerado «intachable» en el club «millonario», el joven decidió un día tomar el coraje y denunciar al entrenador.

En febrero radicó la denuncia pero antes el exjugador irrumpió en una de las prácticas y comenzó a insultar a Mario Aballay, «hij.. de pu.. me cagaste la vida, te voy a denunciar para que no sigas cagándole la vida a otros». Tras las vociferaciones, el acusado no esgrimió gesto alguno ni dijo nada, luego Mario Aballay le hizo una denuncia al joven por coacción. Sin embargo, y a solicitud del Juzgado de Garantías en turno, ordenaron la detención del DT quien actualmente se encuentra preso en la Alcaidía General de la provincia.

Perplejos

El universo del básquet de Salta se encuentra perplejo a la vez que extremadamente preocupado por la denuncia que recayó sobre un histórico entrenador. Respetado y querido por muchos en el mundo naranja, pero sobre todo por quienes alguna vez pisaron el rectángulo del club albo, Mario Aballay se encuentra detenido en la Alcaidía acusado de «abuso sexual con acceso carnal».

«No lo puedo creer, sinceramente es de no creer algo así. Fui alumno de él y también como otros tantos papás mis hijos fueron sus alumnos, un tipo muy querido en el club», sostuvo un alto directivo de la subcomisión de básquet de Gimnasia y Tiro que prefirió reservar su nombre, por un lado, por la conmoción que dijo sentir y, por otro, porque espera que la Justicia haga su trabajo y termine de expedirse.

En los últimos dos años, Aballay había dejado de entrenar en las divisiones formativas del club y siguió con los más grandes, «cuestión que nada tiene que ver con todo esto, fue porque él adujo problemas de salud», contaron desde Gimnasia y Tiro.

La complicidad con el portero

La víctima denunció que el entrenador le hacía señas al portero del club y éste se encargaba de dejarlos encerrados en una casilla donde solían guardar los elementos -pelotas, conos, etc-. Intervino la fiscal penal 3 de la Unidad de Delitos Sexuales (UDIS), Cecilia Flores Toranzos, quien solicitó la prisión preventiva.

También te puede interesar

Fiesta en Olivos en plena pandemia y aislamiento

Carolina Juarez

Solicitan la elevación a juicio contra un médico que abusó de su sobrino

Carolina Juarez

Seis imputados por el abuso de cuatro niños

Carolina Juarez

El juicio a Pablo Rangeón comenzará en julio

Carolina Juarez

Abuelo condenado por abusar de su nieta

Carolina Juarez

Condenaron a un hombre a 8 años de prisión por abusar de su hijastra

Carolina Juarez