Image default
El Mundo

El rebrote que entra por la frontera rusa

Frontera cerrada a extranjeros. Dilema con chinos que vuelven

(ANSA) – PEKIN, 12 ABR – China ha anunciado 97 nuevos casos “importados” de coronavirus, el mayor número desde el principio de marzo, lo que enciende alarmas e invita a más controles. Solo dos casos locales, según lo anunciado por el ministerio de Salud de China. Las autoridades están preocupadas por una nueva ola de Covid-19 traída del exterior aunque las fronteras permanecen cerradas para casi todos los extranjeros.
    Sin embargo, el problema son los chinos que regresan desde el extranjero, muchos de ellos después de haber quedado varados en diversos destinos por la pandemia.
    Hoy en Pekín el nivel de alerta de salud ha pasado de “verde” (“no hay problema”) a “naranja”, que proporciona la obligación de permanecer aislado en el hogar, lo que hace temer un retroceso en el combate a la peste.
    Los casos difundidos hoy -y este es el dato que más preocupa- son más del doble que los 46 casos anunciados en la víspera.
    Estos casos “importados” son una de las grandes preocupaciones del Gobierno chino, que puso en marcha un veto temporal a la entrada al país de ciudadanos extranjeros desde el 28 de marzo, medida que por el momento no ha logrado reducir las cifras de contagios “importados”, que suman 1.280 en total (481 de ellos ya dados de alta).
    La ciudad de Shanghái, importante polo económico y comercial en el este del país, se anotó la mayoría de estos 99 (97+2) nuevos casos, 52, de los cuales 51 fueron pasajeros del mismo vuelo procedente de Rusia, una frontera que en los últimos días ha supuesto problema para Pekín.
    La provincia nororiental de Heilongjiang, fronteriza con Rusia, es la otra gran protagonista de los casos “importados” difundidos hoy, con 21, todos ellos procedentes del país eurasiático, mientras que los dos casos de contagio “local” identificados también se localizaron en esta región.
    La semana pasada las autoridades chinas decidieron cerrar el paso fronterizo de Suifenhe, a un centenar de kilómetros de la ciudad rusa de Vladivostok, donde en las últimas semanas han aterrizado varios ciudadanos chinos procedentes de Moscú que después han cruzado por tierra a su país.
    Entre los viajeros que tomaron esa ruta (2.497 individuos accedieron al país asiático por ese punto desde el pasado 11 de marzo), se han detectado al menos 151 infectados. Todos ellos, chinos residentes en Rusia.
    Hasta el pasado viernes, Suifenhe también había detectado 148 casos asintomáticos, otra de las preocupaciones actuales de China y cuya cifra casi se dobló en el último parte (64 anunciados hoy,contra 34 de la víspera).
    Esto ha llevado no solo al cierre fronterizo con Rusia, sino también a la imposición de una cuarentena al estilo Wuhan a los 70 mil habitantes de Suifenhe, donde los complejos residenciales se han puesto bajo vigilancia y se permite solo el movimiento de personas para actividades esenciales.
    Empero, las cifras oficiales no reflejaron ningún nuevo deceso por la Covid-19 en su último boletín, lo que supone el segundo día sin fallecimientos por esta causa en China, después de lograr el primer cero en ese casillero el pasado 6 de abril.

Fuente: ansalatina.com

También te puede interesar

COVID-19: Aislaron a tres posibles casos sospechosos en Tartagal

Ignacio Castellanos

Reporte diario de COVID-19

Ignacio Castellanos

España registra un nuevo máximo diario de muertos y supera los 100.000 contagios

Ignacio Castellanos

Coronavirus: la noticia que llega desde China y alienta al mundo

Ignacio Castellanos

El engaño de China: El coronavirus ya existía desde antes de diciembre

Ignacio Castellanos

La OMS en camino a China para establecer el origen del virus

Ignacio Castellanos