Image default
Provincia de Salta

Control en Salvador Mazza y Aguas Blancas, descontrol en otras partes

Se desplazó el tránsito y el contrabando a Santa Victoria Este y Mecoyita.

Ayer comenzó en Salvador Mazza un movimiento inusual de efectivos uniformados. Los efectivos de gendarmería fueron reforzados por soldados del Ejército y miembros del Gopar (Grupo de Operaciones Especiales de Alto Riesgo) de la Policía de la Provincia.

En el primer día de intervención de tropas conjuntas para el control de la frontera con Bolivia, se observó un helicóptero Bell, desde el aire y vehículos todo terreno con efectivos fuertemente armados.

El despliegue se realizó a lo largo de los 20 kilómetros fronterizos en la zona de Salvador Mazza, desalentando los intentos de ingreso desde el vecino país, dada una mayor presencia de efectivos en los innumerables pasos ilegales.

Sin información oficial sobre el balance del primer día del operativo, algunas fuentes informaron que las maniobras estuvieron enmarcadas dentro de la operación “Integración Norte” que se ejecuta anualmente como parte del adiestramiento operacional del Ejército en la zona de frontera. No hubo ninguna directiva puntual para el control preventivo en relación con la pandemia.

Todo esto a raíz del virulento brote de COVID en Yacuiba. Por ello quedó inhabilitado el tránsito internacional de personas al menos por 30 días y que solo está permitido el ingreso y egreso de camiones, bajo estrictas medidas de seguridad sanitaria.

En Aguas Blancas, en el departamento Orán, también se desplegaron las tropas conjuntas para lograr una mayor cobertura sobre el curso del río Bermejo.

La situación geográfica enfrenta a localidades de uno y otro lado de la frontera en otros lugares, allí también los vecinos se quejaron y alertaron sobre el tránsito sin control de personas hacia nuestro país. Son lugares menos poblados y de mayor dificultad para el acceso, pero es allí donde el intercambio se mantiene al margen de las restricciones impuestas por la pandemia.

La zona Oeste

En Mecoyita, en Santa Victoria Oeste, los pobladores están preocupados por el intenso tráfico que registran estos días, luego del cierre de las frontera entre La Quiaca y Villazón.

Vecinos de esa localidad se comunicaron con la redacción de diario El Tribuno para advertir sobre el cruce de ciudadanos bolivianos que podrían estar llegando desde la localidad de Padcaya en Tarija, donde ya se detectaron casos positivos de COVID-19.

“Vienen personas en plena cuarentena de lugares infectados en busca de mercadería por contrabando, la que es entregada por algunos comerciantes de la zona sin respetar ningún tipo de protocolo, ni medidas preventivas por el COVID-19. No les importa la salud de la gente, solo les importa recibir dinero. Estamos totalmente indignados con las autoridades del pueblo que no toman medidas en el asunto”, expresaron. “Camiones y camionetas permanentemente con mercadería de La Quiaca pasan a Bolivia por Mecoyita. Al mismo tiempo vienen vehículos de ese país con bolsas de coca que pasan a la Argentina, sin control tanto de día como a altas horas de la noche, sin ningún tipo de protección”, advirtieron los pobladores.

El otro desplazamiento

El cierre de las fronteras en los pasos internacionales más transitados está direccionando el movimiento de las personas hacia cruces alternativas.

Ayer en Santa Victoria Este, en el otro extremo de la frontera con Bolivia, también se vivía un clima de incertidumbre a raíz del primer caso positivo confirmado en Tartagal. Esta circunstancia fue el disparador de quejas y pedidos de los pobladores de esa localidad, en Rivadavia Banda Norte, al respecto de los controles sobre las ruta 54 y otros caminos que conectan directamente con la frontera. Los vecinos manifestaron a El Tribuno que también está llegando gente de Villamontes con cargamentos de coca, que luego cruzan de nuevo con alimentos y que no son sometidos a ningún control.

Características de la frontera

Son aproximadamente 350 kilómetros de frontera entre Salta y Bolivia. Las características hacen que el tránsito de personas sea permanente y no solamente en las áreas más pobladas.
Entre las localidades de Aguas Blancas y Salvador Mazza, la división política con Bolivia recorre unos 300 kilómetros que ocupan selvas, montes y ríos, en su mayoría, fácilmente franqueables y donde existen poblaciones conectadas a uno y otro lado de la división.

También te puede interesar

Récord mundial de nuevos casos por decimoctavo día seguido en la India

Ignacio Castellanos

¿Cuál es la situación de la pandemia en la Argentina?

Ignacio Castellanos

Coronavirus en Salta

Ignacio Castellanos

Federalización de la Pandemia

Ignacio Castellanos

¿Cuando llega el pico?

Ignacio Castellanos

Crisis: el centro salteño con locales cerrados

redaccion4