Diario de Salta
Image default
Policiales

En medio del aislamiento social, una niña de 13 años fue abusada

El acusado es conocido de la familia, permanece en su casa con custodia. El hecho de que el violador no fuera detenido indigna a la madre y a los vecinos.

Tres días después de que el Gobierno nacional anunciara el aislamiento preventivo y obligatorio en todo el territorio argentino, en el barrio El Cambio, de esta ciudad, una niña de 13 años sufría un abuso sexual por parte de un vecino. La madre de la víctima realizó la denuncia en la dependencia de Villa Asunción, zona donde vive el acusado. Sin embargo, el hombre sigue en libertad, dado que “no se puede hacer nada por la cuarentena”, le dijo la fiscal a cargo del caso a una desesperada madre.

El hecho ocurrió el lunes 23 de marzo cuando la madre de la menor abusada salió a realizar unas compras para tener provisiones pensando en la cuarentena. En el tiempo que estuvo afuera, el sujeto aprovechó para ingresar a la casa y abusar de su hija de 13 años. “Es un tipo que siempre estuvo ligado a mi familia, vendría a ser como un tío lejano, es herrero y vecino del barrio y como mi familia lo conoce siempre anduvo cerca”, le dijo a El Tribuno la mujer.

“La fiscal Salcedo me dijo que no se podía hacer nada por todo lo que está pasando con el coronavirus y el aislamiento que debían respetar. Sin embargo, a este tipo lo llevaron a declarar a la dependencia de Asunción y en vez de quedar detenido, se fue a su casa donde permanece con custodia”, apuntó la mujer madre de la menor. “La verdad que es algo espantoso lo que pasó con mi hija y que la Justicia no actúe como tiene que ser te genera mucha impotencia”.

Al cabo de algunos días, la niña abusada le contó lo ocurrido a su tía, quien a su vez no dudó en llamar a la madre de la menor. “Me llamó llorando, yo no sabía lo que había pasado y me dijo que tenía que hablar con mi hija porque había sufrido algo muy grave, me dijo que N. V. había abusado de mi hija. No lo podía creer, se me vino el mundo abajo”, relató la mujer.

“Él aprovechó para meterse en mi casa cuando yo no estaba, solo había menores, según me contó mi hija, él se metió en su pieza y la comenzó a manosear en sus partes íntimas, mientras le besaba el cuello y también le quería dar un beso en la boca, y ella lo sacó”, apuntó la denunciante. Desde ese momento “ni ella ni yo podemos vivir tranquilas, mi nena no puede dormir y está sufriendo mucho todo lo que le pasó, no fueron capaces de llamar a una psicóloga para que hable con mi hija, siento como si nos hubieran abandonado por culpa del coronavirus”, agregó.

Una madre que sufre por el abuso de su hija de 13 años, una persona que clama por Justicia. “Tocaron lo más sagrado que tengo que es mi hija, no voy a parar hasta verlo pudrirse en la cárcel a ese desgraciado”, sostuvo.

En una de su redes sociales la mujer plasmó toda su indignación por entender que el hombre que abusó de su hija no podía estar libre. “Después que hice la denuncia en la comisaría de Villa Asunción no hicieron nada, solo llevarlo para que declarara y después lo regresaron a su casa”, publicó.

“Si era por mí lo mataba”

Después de radicar la denuncia y al enterarse de que el sujeto seguía en libertad y sin que nadie le hubiera reprochado absolutamente nada, decidió ir hasta la casa de N. V. junto a familiares y amigos. “Si hubiera sido por mí lo mataba”, dijo totalmente fuera de sí la madre de la menor.

“En vez de llevarlo preso a él los policías de Asunción me querían detener a mí, una locura. Yo pregunto dónde está la Justicia, por qué tenemos que pasar por todo esto. Ese día si no íbamos entre varios a reclamar afuera de la casa de ese hdp la fiscal no firmaba su detención. Una locura”, apuntó la madre desesperada.

Habría otras víctimas

Según la denunciante, su hija de 13 años no sería la única víctima de abuso sexual por parte del sujeto a quien denuncio. “Me llegó un Facebook de una madre que al parecer su hija le contó algo. Y después mi sobrina de 24 años, llorando me dijo haber sido víctima de este tipo”. Luego de lo ocurrido, N. V. le mandó un mensaje a la madre de la víctima exponiendo su arrepentimiento. “Por favor no quiero vivir así, me arrepiento en el alma pero ya es tarde. Creo que estoy viviendo las últimas horas de mi vida”, escribió el acusado de abuso simple.

Fuente: El Tribuno

También te puede interesar

Intensifican los controles de precios en supermercados y centros de compras

admin

Casi 9 millones de personas vuelven a cobrar el Ingreso Familiar de Emergencia este mes

Ignacio Castellanos

¿Qué se necesita para circular en el territorio provincial sin ser detenido?

Ignacio Castellanos

Cofruthos: supervisaron precios y protocolos de seguridad

Federico Anzardi

Covid-19: control de temperatura a empleados de limpieza de la ciudad

admin

Madrid y Barcelona, empiezan la apertura

Ignacio Castellanos