Image default
Policiales

El Puma Arroyo sumó otra denuncia por violencia

Esta vez el exboxeador golpeó a una subcomisaria y amenazó a sus compañeros.Estaba ebrio y al parecer habría violentado a su pareja, quien dio el alerta.

Al menos cinco denuncias por violencia intrafamiliar tiene el afamado ex boxeador salteño Miguel Ángel Arroyo, más conocido como el Puma. En la madrugada de ayer fue denunciado por su pareja a raíz de agresiones sobre ella y una policía. Fuentes policiales señalaron que el zurdo pegador estaba borracho y opuso una feroz resistencia antes de ser demorado.

Cerca de las 4.30 sonó el handy de una subcomisaria mayor de la Dirección de Seguridad Urbana, quien se encontraba junto a sus compañeros patrullando por la zona sur. El mensaje daba cuenta de un supuesto caso de VIF (violencia intrafamiliar) en la jurisdicción de San Remo, en el barrio Los Gremios.

Los policías en el domicilio escucharon música a todo volumen, y uno de los efectivos tocó la puerta en varias oportunidades sin respuestas. Según el aviso recibido por los uniformados que esperaban en la vía pública, desde esa vivienda una mujer había señalado que su pareja no la dejaba salir y se encontraba encerrada en el primer piso junto a sus hijas.

Luego de varios intentos para que alguien atendiera, la puerta se abrió de golpe, fuentes de seguridad indicaron que el hombre se encontraba totalmente borracho y al ver la presencia de los efectivos comenzó a insultarlos para que se fueran. “Ustedes qué hacen acá, váyanse a la mierda, déjenme en paz”, fueron algunas de las expresiones del expúgil en medio del incidente.

Cuando la subcomisario a cargo trató de explicar los motivos de la presencia policial, el Puma Arroyo se puso aún más violento y la atacó con golpes de puño. Alguno de los golpes lanzados por el ex campeón argentino y sudamericano de los welter impactó en el chaleco de la uniformada, momento en el que sus compañeros entraron en escena y redujeron al enceguecido exboxeador.

Entre las denuncias por violencia en su contra, el año pasado cruzó acusaciones contra su madre y su hermano, por supuestas amenazas de muerte, además de golpes contra éste último. También estuvo envuelto en hechos como un siniestro vial en 2013, cuando se incrustó con su vehículo tra un camión estacionado en el barrio San Remo.

Mientras todo eso ocurría en la planta baja de la casa, su mujer y sus hijas seguían encerradas en el primer piso.

La denunciante bajó raudamente y cargada de nervios vociferó que no querían salir por temor a ser violentadas por su esposo. “Cuando toma se pone muy violento”, llegó a decirles a los policías.

Una de las menores que estaba arriba, en medio del drama, amenazó con tirarse desde la ventana con lo cual la situación lejos de serenarse se puso aún más intenso el momento. La niña de 10 años estaba inmersa en un ambiente cargado de violencia.

Estas situaciones y circunstancias familiares se repiten en más de una oportunidad, provocando un trauma en la psiquis de los menores, que son sometidos a violencia.

Después de ser sujetado y controlado por los policías, Arroyo exteriorizo cierta tranquilidad, pedía a los gritos hablar con su mujer y cuando los efectivos lo liberaron ingresó a su vivienda. Apagó la música y trató de abrir racionalmente un diálogo con su pareja, quien seguía en el primer piso, ahora consolando y sujetando a una de sus hijas.

Fuentes policiales indicaron que en medio del forcejeo Arroyo intentó agarrar un machete que estaba a un costado de uno de los muebles.

Sin embargo, no logró su objetivo y fue paralizado por los policías y escoltado hacia la comisaría de San Remo donde estuvo algunos minutos y luego fue liberado, a pesar de los antecedentes penales que tiene en su contra. Su mujer fue trasladada en un móvil oficial hasta la dependencia donde dijo radicaría la denuncia, antes comentó que el acusado la había amenazado con “cagarla a piñas” una vez que todo terminara.

Arroyo quedó liberado, sin embargo, volvió a ser excluido de su hogar. El excampeón se quedaría en la casa de su madre, a unas 10 cuadras del violento episodio. Le asignaron consigna policial ambulatoria.

Se solicitó se tomen las medidas preventivas y legales del caso, labrándose una denuncia penal por “supuestas amenazas, resistencia a la autoridad y atentado a la autoridad”.

Golpes arriba y abajo

Más allá de las mieles que supo disfrutar arriba de un cuadrilátero, llegó a ser campeón argentino y sudamericano en la categoría welter, Miguel Arroyo tiene una vida plaga de sinsabores, sobre todo abajo de la lona.

El 19 de diciembre de 2014 fue condenado a 2 años y 10 meses de prisión condicional por agredir a efectivos del Gopar. Antes, en agosto de 2005, fue denunciado por un remisero tras haber golpeado al trabajador quien le exigía el pago del viaje que había pautado con el expúgil.

Fuente: El Tribuno

También te puede interesar

Cuarentena: en Córdoba hubo más de 5 mil llamados por violencia de género

Carolina Juarez

Sancionaron a una mujer por violar la cuarentena obligatoria

Ignacio Castellanos

Una mujer denunció que fue violada por cuatro hombres en La Plata

Carolina Juarez

Un luchador de MMA fue detenido por golpear a una mujer

Carolina Juarez

Lawfare y Fake News: Cristina Fernández denunció a Clarín

Carolina Juarez

Asesoramiento municipal a víctimas de violencia

redaccion4