Image default
Sociedad

Policías acusados de asesinar a Claudio Romano patrullan las calles porteñas

Estoy indignada”, declaró la viuda del remisero

“Cuidado, policías procesados por homicidio patrullan la Ciudad”, advirtió la Correpi. Se trata de los efectivos de la Policía de la Ciudad Alejandra Beatriz Manzanelli, Daniel Isabel López, y Darío Ramón Pérez, quienes esperan en libertad el juicio oral en su contra por el homicidio calificado del remisero Claudio Romano. Con la asistencia legal del gobierno porteño, los tres policías no solo patrullan la Ciudad sino que utilizaron las medidas de aislamiento social para excusarse de hacer su comparecencia mensual ante la Justicia. 

“Creíamos que, al menos, estaban apartados de sus funciones policiales. Pero no. Están en actividad, sin restricción alguna”, apuntó la Correpi al denunciar que los tres oficiales acusados de homicidio continúan patrullando las calles porteñas. “Estoy indignada. Esos tres policías mataron a Claudio y están patrullando la Ciudad como si nada”, lamentó Lucía Sánchez Cáceres, la mujer de Romano, en diálogo con Página/12

“Esto demuestra que por ser policías tienen privilegios, porque cualquier otro ciudadano estaría detenido. Además, representan un peligro porque lo que hicieron con Claudio lo pueden hacer nuevamente”, advirtió Cáceres y se mostró expectante a la espera del juicio oral que debería realizarse este año, luego de un camino que describió como “un encubrimiento total y absoluto desde el primer día”. 

La denuncia de la Correpi sobre las plenas funciones en las que el Ministerio de Seguridad porteño, a cargo del vicejefe Diego Santilli, mantiene a los tres acusados ocurrió de “manera totalmente accidental”, lamentó la Correpi. Fue a partir de una presentación que realizó el abogado Manuel Ramallo, defensor de la Policía de la Ciudad, para excusar, a partir de las medidas de aislamiento por el Coronavirus, a sus representados de la comperacencia mensual que deben hacer ante la Justicia.

En ese presentación, en la que relatan la dificultad de cumplir con el mandato por el cierre de los tribunales, el abogado de la Policía de la Ciudad deja claro que sus defendidos siguen en funciones: “Que ante las medidas sanitarias de público conocimiento y la restricción impuesta de circulación,de la que estamos exceptuados, dada nuestra condición de personal policial en servicio”, revela la presentación.

Tras la denuncia de Correpi, sobre la presentación judicial en la que se señala que los imputados están en condición de “personal policial en servicio”, el Ministerio de Seguridad porteño aclaró que se mantienen “cumpliendo tareas administrativas”, por lo que “no tienen contacto con publico, sino que están trabajando en otras reparticiones de la policía donde no realizan patrullajes u operativos”, y sostuvieron la decisión de no separarlos de la fuerza: “hasta que no tengan una condena firme tienen que trabjar”.

“Si están en servicio activo, no están en disponibilidad. La disponibilidad es una situación de revista que implica la suspensión de la actividad, en forma preventiva, hasta que se resuelva la causa penal. Luego deben ser exonerados si se los condena, o reincorporados al servicio activo si se los absolviera. Otra cosa es que los tengan fuera de la vista de la gente para protegerlos. Pero no los suspendieron, salvo que hayan mentido en su escrito y mienta de paso el ministerio al decir que están trabajando en otra repartición”, señaló la referente de Correpi, María del Carmen Verdú, respecto de la respuesta del ministerio porteño.   

La causa  

El crimen por el que esperan el juicio oral ocurrió el 1 de octubre pasado. Romano fue fusilado de 9 tiros en la calle Malabia, en el barrio de Villa Crespo. El brutal ataque policial quedó registrado en una cámara de seguridad cercana. La defensa de la División Asuntos Penales de la Policía de la Ciudad intentó presentar el caso como “legítima defensa”, pero la Cámara de Apelaciones lo descartó de plano en noviembre pasado: “Los disparos contra un hombre herido de bala, tendido en el suelo, fueron completamente innecesarios”. “Bastaba con que se alejaran pocos metros para neutralizar toda amenaza”, agregó el fallo de Cámara. 

En el video se ve la escena completa de aquel día. Romano llega repentinamente, ensangrentado, hasta el móvil policial en el que estaban Manzanelli y Pérez y ataca a uno de ellos con una navaja a través de la ventana. La respuesta policial fue un primero disparo, que hirió la pierna del remisero y lo dejó tendido en el piso. Luego, Romano intentaría incorporarse tres veces y recibiría una patada en la cabeza, dos nuevos disparos y otros cinco más. 

La información que falta en la causa es la de los móviles que llevaron a la reacción desmedida de los uniformados. Lucía recuerda que ella habló con Claudio media hora antes de que le dispararán y que, 15 minutos antes, él había avisado a su jefe que se dirigía a la calle Malabia a buscar a los pasajeros de una sede de la ART, a la que viajaba semanalmente cada dos años. 

“Él conocía a todos los policías de la zona, porque hablaba seguido con ellos, muchos se presentaron como testigos y hablaron bien de Claudio. Pero los tres acusados negaron que lo conocían. Los registros de las cámaras de seguridad de la Ciudad de los minutos previos nunca aparecieron, siendo que hay tres por cada calle. Claudio tenía heridas en las muñecas y puntazos en la panza. Cuando bajó del auto fue directo a buscar a Pérez, pero ellos niegan que lo hubiesen conocido”, repasó Lucía. 

Lucía marca otros dos puntos: la Policía de la Ciudad fue la encargada en realizar el primer peritaje sobre el auto de Claudio, a pesar de que había participado del hecho. Luego se ordenó hacer una nuevo peritaje a cargo de la Policía Federal. La mujer de Romero recuerda que, tres meses después, cuando fue a retirar el auto, un oficial le dijo: “Tenés que entender, esto no es encubrimiento… Son todos compañeros de trabajo y cuando uno se manda una macana, los otros tratan de ayudarlo”. 

A la espera del juicio oral

A pesar del accionar brutal de los policías, la defensa de la Policía de la Ciudad consiguió la prisión preventiva domiciliaria de la Manzanelli y la oficial López –por tratarse de madres de niños lactantes–, y a mediados de octubre, se pagó una causión de 100 mil pesos para que los tres imputados quedarán en libertad  hasta el juicio oral, que este año llevará adelante el Tribunal Oral Nº 12, donde enfrentarán pedidos de perpetua. 

“Cuidado, vecines de Ciudad de Buenos Aires, y en especial de Villa Crespo: en cualquier esquina se pueden cruzar con estos tres ejemplares de gatillo fácil. Tengan cuidado, no se expongan, que ya vimos en los videos de lo que son capaces”, advirtió la Correpi tras conocerse en la situación en la que están los imputados. 

Por su parte, Lucía alentó a que el juicio oral no se vea demorado más allá de este año por las restricciones que generó la pandemia de coronavirus para que los policías “tengan la condena que se merecen, que es perpetua a lo tres”. “Todos tuvieron oportunidad de detenerse y no hacer lo que hicieron. Es un caso de desidia e incompetencia como policías. Es indignante que esa gente sea agente policial, porque deberían cuidar a los cuidadanos y no matar en la forma que lo hicieron con Claudio”, sentenció.   

Fuente: Página 12

También te puede interesar

Solicitan prisión para acusados de matar a una septuagenaria

Carolina Juarez

Su tío lo mató de un machetazo

Carolina Juarez

Un joven de Solidaridad fue asesinado en la vía pública

Carolina Juarez

Prisión preventiva para tres acusados por el homicidio de María Leonor Gine

Carolina Juarez

Futbolista mató a su hijo con Coronavirus

Santiago Castellanos

Crimen de Villa Gesell: un video a dos meses del asesinato

Carolina Juarez