Image default
Política

Donación de la familia Romero a la provincia

El gobernador Gustavo Sáenz agradeció a la familia Romero por haber cumplido con la entrega de la casa familiar para la Provincia.

El gobernador Gustavo Sáenz recibió esta mañana las llaves de la casona de calle Deán Funes, que la familia Romero donó a la Provincia, para que funcione como residencia de los gobernadores.

Durante el acto resaltó la imagen de Roberto Romero. “A los 16 años conocí a Roberto Romero, militaba en política desde los 14. Lo veía como un ejemplo, que viniendo desde abajo logró sus sueños, objetivos y metas. Si hoy me preguntan qué particularidad y virtudes rescato, les diría humildad y trabajo. Fue un hombre que tenía muchos amigos y adversarios”, dijo. 

En otro momento de su discurso afirmó que Romero iba a los barrios y se sentaba con dirigentes y el pueblo. Tenia la humildad que pocos de los que llegan la tienen. Era un hombre luchador, guerrero y tenía claro que quería para Salta. Es el padre del norte grande”.

El gobernador también afirmó: “Rescato su humildad y trabajo, su humildad lo hacia grande. Lo llamaron el gobernador del pueblo y la gente. En ese espejo me miro todos los días”.

Y para concluir señaló: “Hay que tener visión y capacidad de trabajo. Se debe tener amor por nuestra provincia, no tener rencor. Hoy homenajeamos a un padre de la patria chica”.