Image default
Economía

Crecería la producción agrícola

La Bolsa de Cereales de Rosario prevé una campaña con siembra y cosecha récord. La superficie sembrada en la temporada 21/22 podría incrementarse en 500 mil hectáreas. Lo cultivado llegará a 38,7 millones de toneladas. 

Un informe de la Bolsa de Cereales de Rosario especifica que en la campaña 2021/2022 puede haber récord absoluto de siembra y cosecha en todos los granos.

Las proyecciones indican que la siembra podría incrementarse en 500.000 hectáreas respecto al ciclo anterior y alcanzar un récord productivo de 139,9 millones de toneladas.

Es así, que la entidad prevé que el área a cultivar crezca 1 por ciento en comparación con la campaña 2020/21 y se posicione en el récord de 38,7 millones de toneladas, impulsada por un crecimiento en el área de maíz, con aportes de una mayor superficie de trigo, girasol, sorgo y cebada.

La Bolsa de Rosario especificó que en el caso del grano amarillo, la implantación se expandiría 4,6 por ciento hasta las 7,7 millones de hectáreas, lo cual arrojaría un resultado productivo 8 por ciento mejor que en la 2020/21 -que todavía no finalizó- hasta las 54 millones de toneladas.

“La tendencia observada los últimos años en materia de participación de cultivos llegó para quedarse. Año tras año el maíz crece, el trigo crece y la reina de los campos argentinos, la soja, pierde presencia en el total de las hectáreas sembradas”, remarcó la entidad especializada.

Según las proyecciones de la entidad, la oleaginosa sería el único cultivo que presentará retracciones en sus valores, esperándose una reducción del 1,6 por ciento (250.000 hectáreas) en el área sembrada a 16,7 millones de hectáreas, con una producción de 49 millones de toneladas, volumen que de todas formas representaría un incremento del 9,1 por ciento respecto al ciclo anterior, que fue afectado por la falta de agua en momentos críticos del desarrollo del cultivo.

“Este valor (del área) puede seguir ajustándose a la baja en los próximos meses. Tendencia que se fortalece en las principales zonas productivas de la región pampeana, sobre todo en las áreas dónde la falta de agua marcó muy negativamente los rindes de soja y en cambio mostró un comportamiento mejor de lo esperado en maíz”, detalló la BCR. Naturalmente, las razones del boom son los precios internacionales de los granos, que están volando en Chicago por mayor demanda de las grandes potencias, como el caso de China.

Los aportes del trigo, girasol y sorgo


Respecto al trigo, se prevé que el área se expanda 3,3 por ciento hasta las 6,7 millones de hectáreas con una probable producción de 20,2 millones de toneladas, “lo cual marcaría un nuevo récord histórico para el cereal de invierno”.

Córdoba aprovecharía la ventaja de disponer más agua en sus perfiles, sobre todo en el este y sur provincial y recuperar así el área que no pudo cultivar el año pasado, con un 14 por ciento más de superficie dedicada al trigo. En contraposición, el superficie implantada en Buenos Aires caería casi un 10 por ciento en beneficio de la cebada, subrayó la bolsa rosarina. Este cultivo tendría un aumento del 5,1 por ciento en la superficie sembrada a nivel nacional hasta las 1,3 millones de hectáreas, con una producción de 4,9 millones de toneladas, cosecha 9,8 por ciento superior a la del año pasado.

El cultivo que en proporción más crecerá será el girasol, cuyas proyecciones indican una expansión del 16,4 por ciento en la siembra a 1,7 millones de hectáreas y un salto productivo del 28,3 por ciento hasta las 3,4 millones de toneladas. Asimismo, se espera también un crecimiento en el área dedicada al cultivo de sorgo, que se estima en un 5 por ciento interanual para alcanzar un millón de hectáreas y una cosecha de 3,3 millones de toneladas.