Image default
Sociedad

Condenaron a una mujer en Salta por circular sin permiso

Además, transportaba un kilo de marihuana en un remis.

La justicia salteña condenó por violar el aislamiento social obligatorio a una mujer que transportaba un kilo de marihuana en un remis, al que había subido sin tener permiso de circulación. Johana Margoth Melgar fue sentenciada a tres años de prisión condicional por infracción a las medidas de emergencia sanitaria dispuestas por la pandemia y transporte de estupefacientes, en un proceso que comenzó a principios de abril, cuando fue descubierta en Orán, durante un control vehicular en la ruta.

La condena impuesta por el juez federal de Garantías de Tartagal, Carlos Martínez Frugoni, quien avaló la investigación presentada por la fiscal María del Carmen Núñez y homologó un acuerdo con el defensor oficial que representó a Melgar, Luis Casares. Así se arribó a la sentencia de tres años de prisión condicional por transporte de estupefacientes y violación al artículo 205 del Código Penal, que se aplica en casos de infracciones a las medidas emergencia sanitarias dispuestas ante la pandemia.

El juez señaló que los delitos tuvieron como común denominador a la salud pública, en tanto bien jurídico protegido. “Ambas figuras penales concurren en forma real (art. 55 del C.P.) al lesionar gravemente el bien jurídico protegido en ambos delitos, este es la salud pública. Así, nos encontramos frente a dos acciones típicas diferentes y perfectamente separables una de otra que han concurrido materialmente lesionando doblemente al bien jurídico tutelado”, escribió Núñez.

El 5 de abril por la noche, integrantes de Gendarmería Nacional del Escuadrón 20, de Orán, que realizaban un control vehicular instalado en Pichanal, sobra la ruta 34, a la altura de La Balanza de Vialidad Nacional, detuvieron un remis en el que viajaban cuatro personas. El auto se dirigía desde Orán hasta Santa Rosa, y Melgar viajaba en el asiento trasero, junto a un conocido con quien había ido a visitar a un hombre detenido en la Unidad Carcelaria 3.

La mujer tenía un bolso en el que llevaba prendas manchadas con sangre, entre las que llevaba oculto un ladrillo de marihuana. Además, informó el Ministerio Público Fiscal, “Melgar no portaba ninguna documentación que permitiese su circulación en calidad de exceptuada”.